Dibujo de una columna vertebral

Dibujo de la columna vertebral humana

Si puedo enseñarte una cosa sobre cómo dibujar la espalda de una persona, es que es absolutamente crucial entender la posición de los huesos de la escápula (omóplatos), ya que se asientan sobre la caja torácica y se deslizan alrededor de ella.
En este tutorial, repasaremos los huesos y los principales grupos musculares que deberás conocer para dibujar bien la espalda. Luego veremos algunos ejemplos de cómo construir un dibujo de la espalda humana que tenga las características anatómicas adecuadas.
Ten en cuenta que en la espalda -dependiendo de la figura y la pose- a veces destacarán los músculos y otras veces la estructura esquelética (las escápulas). Las partes interiores de la escápula -más cercanas a la columna vertebral- suelen sobresalir y destacar en las figuras menos musculosas.
En esta guía sobre cómo dibujar la espalda humana, cubriré la anatomía simplificada para los artistas principiantes e intermedios. Repasaremos los huesos, y los grupos musculares generales de la espalda, y luego dibujaremos la espalda humana desde cero a través de una construcción paso a paso. Algunos grupos musculares de la espalda se omiten intencionadamente.

Dibujo del lomo etiquetado

ResumenIntroducciónPocas personas en la historia han ejercido una influencia tan grande y han hecho contribuciones tan amplias a tantas disciplinas como Leonardo da Vinci. La mentalidad inquisitiva y experimental de Da Vinci le llevó a muchos descubrimientos, como el funcionamiento de la médula espinal y la anatomía adecuada de varios sistemas de órganos. Respetado no sólo como artista, sino también como anatomista, hizo muchas contribuciones significativas en este campo.ConclusionesEste artículo explora los dibujos de da Vinci, en relación con la anatomía de la columna vertebral humana.
IntroducciónLeonardo da Vinci, sin duda un visionario y pionero en varias disciplinas [1-3], es respetado como uno de los mayores contribuyentes a la anatomía. La capacidad de recuperación de esta mente brillante queda demostrada si se tienen en cuenta sus humildes comienzos. Nació en 1452 en Vinci, un pueblo de campo en el monte Albano, dentro del valle del río Arno, que divide Florencia de Pisa. Aunque no recibió clases de griego ni de latín, lo que dificultó sus intentos de relacionarse con los eruditos de Florencia de la época, destacó en varios campos de estudio. Giorgio Vasari, conocido biógrafo de Leonardo, describe claramente estos sentimientos en sus declaraciones sobre el joven:

Aprender las vértebras

El dibujo del dolor es una herramienta de bajo coste para registrar y evaluar la localización y la distribución del dolor.1 Los dibujos del dolor se utilizan desde hace más de 50 años.2 Sin embargo, la utilización y los modos de evaluar los dibujos del dolor no están estandarizados en la clínica.3
Permitir que el paciente visualice la distribución del dolor en un dibujo del dolor puede ser ventajoso. La sensación de dolor puede ser difícil de explicar verbalmente. Además, la historia clínica se basa en el informe subjetivo del paciente. De hecho, se ha sugerido que los cambios en la atención del paciente pueden influir en la fiabilidad4 y que informar del dolor con un dibujo del dolor puede favorecer la fiabilidad porque puede estar más centrado que una descripción oral.4
El dibujo del dolor como instrumento se ha estudiado con el dibujo del paciente como elemento principal no sólo como simple descriptor, o como indicador de la patogénesis, como la afectación nerviosa5 y los componentes psicosociales del dolor,6 sino también como predictor del resultado del tratamiento.7 Algunos estudios anteriores se centraron en los aspectos de la calidad de esta evaluación en términos de validez, y la mayoría evaluaron el dolor lumbar.5,8,9 Sin embargo, esos estudios no han proporcionado un consenso sobre el método más adecuado para evaluar un dibujo del dolor. Hasta donde sabemos, sólo un estudio3 investigó la validez de los dibujos de dolor para evaluar las molestias en el cuello; concluyeron que los dibujos de dolor tenían una alta sensibilidad (90%) para identificar el dolor neuropático. No se analizó la especificidad porque, en la evaluación clínica final, la mayoría de los pacientes (92%) fueron diagnosticados de afectación nerviosa. Según nuestra búsqueda en las bases de datos electrónicas, ningún estudio ha investigado si los dibujos de dolor coincidían con los criterios clínicos para determinar la afectación de las raíces nerviosas entre los individuos con trastornos crónicos asociados al latigazo cervical (WAD). Se calcula que la incidencia de lesiones por latigazo cervical es de tres de cada 1.000 habitantes al año en Suecia10 y en Europa Occidental y América del Norte.11 Aproximadamente la mitad de los pacientes con WAD tienen dolor y discapacidad persistentes.12 Los síntomas incluyen dolor en el cuello, que se irradia a los brazos, debido a una carga no fisiológica que causó daños en los tejidos del cuello.13,14

La columna vertebral

La mayor parte de los trabajos de investigación se han centrado en la capacidad del dibujo del dolor para actuar como método de detección del malestar psicológico, con menos trabajos dirigidos a la influencia que tiene la anomalía anatómica en el dibujo del dolor.
Ciento treinta y cuatro pacientes ambulatorios consecutivos que acudieron a hacerse una resonancia magnética lumbar para investigar el dolor de espalda y de piernas completaron los dibujos de dolor y las pruebas psicológicas inmediatamente antes del examen. El dibujo del dolor se analizó según los criterios previamente descritos, y tres radiólogos evaluaron de forma independiente la presencia de compresión nerviosa en las imágenes de resonancia magnética. Se utilizó un análisis discriminante multivariante por pasos para identificar a los pacientes con compresión nerviosa sobre la base de su dibujo del dolor.
La compresión nerviosa se predijo por el entumecimiento en la cara anterolateral del pie. Hubo un considerable solapamiento en la apariencia de los dibujos de dolor entre los pacientes con y sin compresión nerviosa, y el dibujo de dolor sólo clasificó correctamente al 58% de los pacientes con compresión nerviosa.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad