Fractura de vertebra lumbar l1

Fractura por compresión de la columna vertebral debido a una caída

Una adolescente de 17 años, sin antecedentes médicos, acude al servicio de urgencias con una queja principal de dolor lumbar tras sufrir una pequeña caída varias horas antes. La exploración física reveló una sensibilidad leve a moderada en la espalda, y el resultado de la revisión de los sistemas fue negativo. La evaluación de laboratorio estaba dentro de los límites de referencia, y la radiografía simple de la columna toracolumbar reveló una escoliosis leve y una irregularidad en la vértebra L1. Los estudios de imagen posteriores revelaron una fractura conminuta de L1 con compromiso del canal espinal en un 90%. Su manejo consistió en un tratamiento quirúrgico temprano, y tuvo una rápida recuperación. Su evolución postoperatoria fue normal. Presentamos este caso para subrayar la importancia de una anamnesis exhaustiva en pacientes jóvenes que se quejan de dolor de espalda y para destacar el papel de los estudios de imagen en la evaluación del dolor de espalda y en la valoración del tratamiento quirúrgico o no quirúrgico.

Imagen de la fractura l1

Fractura en cuña – Esta fractura suele producirse en la parte delantera de la vértebra, colapsando el hueso de la parte delantera de la columna vertebral y dejando la parte trasera del mismo hueso sin modificar, lo que hace que la vértebra adopte una forma de cuña.
Fractura por estallido: este tipo de fractura implica una cierta pérdida de altura en las paredes delantera y trasera del cuerpo vertebral (y no sólo en la parte delantera de la vértebra). Hacer esta distinción es importante porque las fracturas por estallido pueden ser inestables y dar lugar a una deformidad progresiva o a un compromiso neurológico.
Las fracturas vertebrales suelen ir seguidas de dolor de espalda agudo y pueden provocar dolor crónico, deformidad (cifosis torácica, comúnmente denominada joroba de viuda), pérdida de altura, apiñamiento de los órganos internos y pérdida de la musculatura y el acondicionamiento aeróbico debido a la falta de actividad y ejercicio.
Un problema común de las fracturas vertebrales es que no se reconocen ni se diagnostican con precisión. En su lugar, el dolor del paciente suele considerarse simplemente como un dolor de espalda general -por ejemplo, por una distensión muscular u otra lesión de los tejidos blandos- o como una parte común del envejecimiento. Como resultado, aproximadamente dos tercios de las fracturas vertebrales que se producen cada año no se diagnostican y, por tanto, no se tratan.

Tratamiento de las fracturas lumbares

La columna lumbar está situada en la parte inferior de la espalda, por debajo de las secciones cervical y torácica de la columna. Está formada por cinco vértebras conocidas como L1 – L5. Estas vértebras lumbares (o huesos lumbares) contienen el tejido de la médula espinal y los nervios que controlan la comunicación entre el cerebro y las piernas. Los daños en la médula espinal lumbar afectan posteriormente a las caderas y a la zona de la ingle, y pueden afectar también a los músculos abdominales inferiores y a la flexión de los muslos.
Las lesiones medulares lumbares pueden ser completas o incompletas y pueden afectar a uno o a ambos lados del cuerpo. Al igual que ocurre con otras lesiones medulares, la integridad del daño medular determinará la gravedad de la lesión y los síntomas del paciente.
También es importante entender que las vértebras lumbares son muy diferentes de los segmentos superiores de la columna vertebral porque la médula espinal no se extiende a lo largo de toda la columna lumbar. L2 es el segmento vertebral más bajo que contiene el tejido de la médula espinal. Después de ese punto, las raíces nerviosas salen de cada uno de los niveles lumbares restantes más allá de la médula espinal.

Fractura lumbar l2

Los materiales de Mayfield Certified Health Info están escritos y desarrollados por la Clínica Mayfield. Cumplimos con la norma HONcode para la información sanitaria de confianza. Esta información no pretende sustituir el consejo médico de su proveedor de atención sanitaria.
En Mayfield, nuestro enfoque de las lesiones medulares es inmediato y riguroso. Un paciente que experimenta dolor en la columna o en los nervios tras un accidente traumático es evaluado meticulosamente para detectar cualquier signo de fractura o inestabilidad. Si se detecta una fractura, buscamos más.
Las fracturas de la columna vertebral también pueden producirse en pacientes de edad avanzada que padecen osteoporosis u otros problemas relacionados con la densidad ósea. Tratamos estas fracturas inyectando cemento óseo a través de una aguja hueca en un procedimiento mínimamente invasivo llamado cifoplastia.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad