Huesos de la columna vertebral nombres

Huesos de la columna vertebral nombres

Columna cervical

La columna vertebral se compone de 33 huesos de la columna (vértebras), con las 9 vértebras inferiores fusionadas (unidas) llamadas sacro y cóccix. Las vértebras están apiladas unas encima de otras como bloques de construcción con un cojín de cartílago (disco intervertebral) entre cada vértebra. Cada una de las vértebras tiene una parte ósea grande y ovalada llamada cuerpo vertebral. Las vértebras también tienen un gran orificio en la parte posterior del hueso, detrás del cuerpo vertebral, llamado canal espinal. La médula espinal y los nervios viajan dentro del canal espinal, extendiéndose desde el cerebro hasta el coxis. Estos nervios llevan las señales del cerebro a los músculos y al resto del cuerpo.

Médula espinal

El atlas es la vértebra más alta y, junto con la C2, forma la articulación que conecta el cráneo con la columna vertebral. Su principal peculiaridad es que no tiene cuerpo, y esto se debe a que el cuerpo del atlas se ha fusionado con el de la vértebra siguiente.
Forma el pivote sobre el que gira la C1. La característica más distintiva de este hueso es la fuerte apófisis odontoides (dens) que se eleva perpendicularmente desde la superficie superior del cuerpo. El cuerpo es más profundo por delante que por detrás, y se prolonga hacia abajo en la parte anterior de manera que se superpone a la parte superior y anterior de la tercera vértebra. Las lesiones de la C-1 y la C-2 pueden provocar la pérdida de muchas funciones involuntarias, incluida la capacidad de respirar, lo que hace necesario el uso de ayudas respiratorias como ventiladores o marcapasos diafragmáticos.
La lesión del tercer hueso de la columna vertebral suele provocar dolor, hormigueo y, a veces, entumecimiento en los brazos, el cuello y la cabeza. Si la raíz nerviosa de la cuarta vértebra cervical (C4) también está afectada, el dolor suele sentirse en la parte superior de los brazos y los hombros, así como en la parte inferior del cuello.

Comentarios

La anatomía de la columna vertebral es una notable combinación de huesos fuertes, ligamentos y tendones flexibles, músculos grandes y nervios muy sensibles. Está diseñada para ser increíblemente fuerte, protegiendo las raíces nerviosas altamente sensibles, y a la vez muy flexible, permitiendo la movilidad en muchos planos diferentes.
La mayoría de nosotros damos por sentada esta yuxtaposición de fuerza, estructura y flexibilidad en nuestra vida cotidiana, hasta que algo va mal. Una vez que tenemos dolor de espalda, nos sentimos impulsados a saber qué es lo que está mal y qué se necesita para aliviar el dolor y evitar que se repita.
Muchas de las intrincadas estructuras de la columna vertebral pueden provocar dolor, y éste puede concentrarse en el cuello o la espalda, y/o irradiarse a las extremidades o remitirse a otras partes del cuerpo. Por ejemplo:

Diagrama de la columna vertebral humana

Escrito por el Dr. Jason M. Highsmith La columna vertebral proporciona apoyo estructural y nervioso a todo el cuerpo. Formada por 34 huesos, la columna vertebral mantiene el cuerpo erguido, le permite doblarse y girar con facilidad y proporciona un conducto para los principales nervios que van desde el cerebro hasta la punta de los dedos de los pies, y por todas partes.
Aquí explicamos los aspectos básicos de la anatomía de la columna vertebral para ayudarle a entender su dolor de espalda o cuello, el diagnóstico y el plan de tratamiento del médico, y 10 medidas que puede tomar hoy mismo para ayudar a prevenir un problema de columna.
Toda la columna vertebral está formada por 24 huesos individuales denominados vértebras (en singular), más dos secciones de vértebras fusionadas de forma natural -el sacro y el cóccix- situadas en la parte inferior de la columna. Cuando la mayoría de la gente habla de la columna vertebral, en realidad se refiere a la columna vertebral: las 24 vértebras circulares que marchan por la mitad de la espalda.
Una columna vertebral normal crea una graciosa curva en forma de doble S cuando se mira desde el lado del cuerpo. Las vértebras cervicales se curvan suavemente hacia dentro, mientras que la columna torácica se curva suavemente hacia fuera, seguida de la columna lumbar, que vuelve a curvarse hacia dentro. Esta estructura confiere a la columna vertebral una gran resistencia y capacidad de absorción de impactos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad