Ligamentos perifericos de la columna vertebral

Ligamentos perifericos de la columna vertebral

Canal espinal

Las partes clave de la columna vertebral son las vértebras (huesos), los discos, los nervios y la médula espinal. La columna vertebral sostiene el cuerpo y le ayuda a caminar, girar y moverse. Los discos que amortiguan las vértebras pueden comprimirse con la edad o con una lesión, dando lugar a una hernia discal. Los ejercicios pueden fortalecer los músculos centrales que sostienen la columna vertebral y prevenir las lesiones y el dolor de espalda.
La columna vertebral es la estructura central de apoyo del cuerpo. Conecta diferentes partes del sistema musculoesquelético. La columna vertebral le ayuda a sentarse, estar de pie, caminar, girar y doblarse. Las lesiones de espalda, las afecciones de la médula espinal y otros problemas pueden dañar la columna vertebral y causar dolor de espalda.
Unos músculos fuertes en la espalda pueden protegerla y prevenir los problemas de espalda. Intenta hacer ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de la espalda al menos dos veces por semana. Ejercicios como las planchas fortalecen el núcleo (músculos abdominales, laterales y de la espalda) para dar más apoyo a la columna vertebral. Otras medidas de protección son:
La columna vertebral es una estructura compleja de huesos pequeños (vértebras), discos de amortiguación, nervios, articulaciones, ligamentos y músculos. Esta parte de su anatomía es susceptible de sufrir lesiones, artritis, hernias discales, nervios pinzados y otros problemas. El dolor de espalda puede afectar a su capacidad de disfrutar de la vida. Su profesional sanitario puede ayudarle a aliviar el dolor de espalda y ofrecerle sugerencias para fortalecer los músculos que la sostienen y prevenir las lesiones de espalda.

Retroalimentación

La columna vertebral es una estructura muy compleja, tanto por su función como parte del esqueleto óseo como por las estructuras neurológicas fundamentales que la atraviesan. Esta sección está diseñada para ofrecer una breve guía de los aspectos anatómicos más importantes de la columna vertebral, tanto en la salud como en la enfermedad. Esto le permitirá comprender mejor algunos de los términos que se utilizan en otras partes de este sitio para describir diversas afecciones de la columna vertebral.
La columna vertebral está formada por las vértebras óseas, los discos, las articulaciones facetarias, los músculos y los ligamentos. En conjunto, estas estructuras cumplen una serie de funciones, entre las que se incluyen sostener la cabeza y el tronco, proporcionar una amplia gama de movimientos entre un extremo y otro de la columna vertebral, actuar como amortiguador y proteger los nervios que pasan por el centro de la misma.
La columna vertebral está dividida en 33 segmentos, 24 de los cuales son móviles. De arriba a abajo, la columna cervical es la parte de la columna vertebral que se encuentra en el cuello y está formada por 7 vértebras (C1 a C7). Las dos primeras vértebras cervicales tienen una forma muy especial que permite la mayor parte de la rotación de la cabeza (movimiento de lado a lado). Las 12 vértebras torácicas (T1 a T12) están contenidas en la caja torácica y cada vértebra se articula con una costilla. Estas son mucho menos móviles y esta estructura más rígida de la columna torácica proporciona el soporte necesario para los órganos vitales contenidos en el pecho (corazón y pulmones). La columna lumbar es el segmento de menor movilidad y se conoce comúnmente como la parte baja de la espalda. Tiene 5 vértebras (L1 a L5), y éstas son las más grandes de la columna vertebral, ya que son las que más carga soportan. Por ello, la columna lumbar suele ser la zona que más se desgasta. La columna lumbar se articula con el sacro, que consta de 5 segmentos fusionados en una gran pieza de hueso. El sacro también forma la parte posterior de la pelvis. Por último, el cóccix o “cola” de nuestra columna vertebral está formado por 4 pequeños segmentos fusionados entre sí.

Nervios espinales

Información del autorAfiliacionesAutoresContribucionesPW, XL, CK y SL concibieron y diseñaron los experimentos. PW, YM, LY y CL realizaron los experimentos. ZT, LY, XL y GH analizaron los datos. PW redactó el artículo. SL. revisó el manuscrito. Todos los autores revisaron el manuscrito. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Autor correspondienteCorrespondencia a
Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé el crédito correspondiente al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos puestos a disposición en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Columna vertebral

La sección principal de este artículo puede ser demasiado corta para resumir adecuadamente los puntos clave. Por favor, considere la posibilidad de ampliar el lead para proporcionar una visión general accesible de todos los aspectos importantes del artículo. (Septiembre de 2019)
La columna vertebral, también conocida como espina dorsal o columna vertebral, forma parte del esqueleto axial. La columna vertebral es la característica que define a un vertebrado en el que la notocorda (una varilla flexible de composición uniforme) que se encuentra en todos los cordados ha sido sustituida por una serie segmentada de huesos: vértebras separadas por discos intervertebrales[1] La columna vertebral alberga el canal espinal, una cavidad que encierra y protege la médula espinal.
El número de vértebras de una región puede variar, pero en general el número es el mismo. En la columna vertebral de un ser humano hay normalmente treinta y tres vértebras[3] Las 24 vértebras pre-sacras superiores son articuladas y están separadas entre sí por discos intervertebrales, y las nueve inferiores están fusionadas en los adultos, cinco en el sacro y cuatro en el cóccix, o coxis. Las vértebras articuladas se denominan según su región de la columna vertebral. Hay siete vértebras cervicales, doce torácicas y cinco lumbares. Sin embargo, el número de las de la región cervical sólo varía en raras ocasiones,[4] mientras que el de la región coccígea es el que más varía[5]. Un estudio realizado sobre 908 adultos humanos encontró 43 individuos con 23 vértebras presacras (4,7%), 826 individuos con 24 vértebras presacras (91%) y 39 con 25 vértebras presacras (4,3%)[6].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad