Primera y segunda vertebra cervical

Comentarios

Serie de libros (NEURO, volumen 10)ResumenDebido a su especial topografía, las lesiones del clivus, así como las luxaciones de la región cráneo-cervical y de la columna vertebral cervical superior son de especial interés quirúrgico. Estas malformaciones óseas y luxaciones se ocultan en la profundidad de la base del cráneo y se cierran detrás del techo o la pared posterior de la epifaringe y la mesofaringe. El trabajo en equipo es esencial para tratar estos problemas especiales. El éxito de la cirugía sólo es posible utilizando el enfoque más adecuado y técnicas microquirúrgicas meticulosas. Así se evita dañar las estructuras del sistema nervioso central.Palabras claveCervical Spine Spinal Canal Soft Palate Odontoid Process Transoral Approach

Cuántas vértebras cervicales

En los tetrápodos, las vértebras cervicales (en singular: vértebra) son las vértebras del cuello, inmediatamente por debajo del cráneo. Las vértebras troncales (divididas en vértebras torácicas y lumbares en los mamíferos) se sitúan en la parte caudal (hacia la cola) de las vértebras cervicales[1] En las especies de saurópsidos, las vértebras cervicales llevan costillas cervicales. En los lagartos y dinosaurios saurisquios, las costillas cervicales son grandes; en las aves, son pequeñas y están completamente fusionadas a las vértebras. Las apófisis transversas de los mamíferos son homólogas a las costillas cervicales de otros amniotas[1][cita requerida] La mayoría de los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, con las únicas tres excepciones conocidas: el manatí con seis, el perezoso de dos dedos con cinco o seis y el perezoso de tres dedos con nueve[2][3].
En los seres humanos, las vértebras cervicales son las más pequeñas de las verdaderas vértebras y pueden distinguirse fácilmente de las torácicas o lumbares por la presencia de un foramen (agujero) en cada apófisis transversal, a través del cual pasan la arteria vertebral, las venas vertebrales y el ganglio cervical inferior. El resto de este artículo se centra en la anatomía humana.

¿cómo se llama la segunda vértebra cervical?

En los tetrápodos, las vértebras cervicales (en singular: vértebra) son las vértebras del cuello, inmediatamente por debajo del cráneo. Las vértebras troncales (divididas en vértebras torácicas y lumbares en los mamíferos) se sitúan en la parte caudal (hacia la cola) de las vértebras cervicales[1] En las especies de saurópodos, las vértebras cervicales llevan costillas cervicales. En los lagartos y dinosaurios saurisquios, las costillas cervicales son grandes; en las aves, son pequeñas y están completamente fusionadas a las vértebras. Las apófisis transversas de los mamíferos son homólogas a las costillas cervicales de otros amniotas[1][cita requerida] La mayoría de los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, con las únicas tres excepciones conocidas: el manatí con seis, el perezoso de dos dedos con cinco o seis y el perezoso de tres dedos con nueve[2][3].
En los seres humanos, las vértebras cervicales son las más pequeñas de las verdaderas vértebras y pueden distinguirse fácilmente de las torácicas o lumbares por la presencia de un foramen (agujero) en cada apófisis transversal, a través del cual pasan la arteria vertebral, las venas vertebrales y el ganglio cervical inferior. El resto de este artículo se centra en la anatomía humana.

Vértebras torácicas

En los tetrápodos, las vértebras cervicales (singular: vértebra) son las vértebras del cuello, inmediatamente por debajo del cráneo. Las vértebras troncales (divididas en vértebras torácicas y lumbares en los mamíferos) se sitúan en la parte caudal (hacia la cola) de las vértebras cervicales[1] En las especies de saurópsidos, las vértebras cervicales llevan costillas cervicales. En los lagartos y dinosaurios saurisquios, las costillas cervicales son grandes; en las aves, son pequeñas y están completamente fusionadas a las vértebras. Las apófisis transversas de los mamíferos son homólogas a las costillas cervicales de otros amniotas[1][cita requerida] La mayoría de los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, con las únicas tres excepciones conocidas: el manatí con seis, el perezoso de dos dedos con cinco o seis y el perezoso de tres dedos con nueve[2][3].
En los seres humanos, las vértebras cervicales son las más pequeñas de las verdaderas vértebras y pueden distinguirse fácilmente de las torácicas o lumbares por la presencia de un foramen (agujero) en cada apófisis transversal, a través del cual pasan la arteria vertebral, las venas vertebrales y el ganglio cervical inferior. El resto de este artículo se centra en la anatomía humana.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad