Problemas columna vertebral zona lumbar

Estenosis espinal

El dolor de espalda puede desarrollarse en cualquier zona de la columna vertebral, pero el lugar más común es la región lumbar o inferior de la columna. Esta zona suele soportar la mayor parte del peso cuando te sientas con una mala postura o cuando te agachas para recoger algo. El dolor lumbar puede producirse por una lesión aguda o por un estrés repetido, y aunque el tratamiento depende de la causa raíz de su dolor, generalmente se maneja con una o más de las siguientes opciones de tratamiento.
Reposo – Tomar un descanso de la actividad es una de las opciones de tratamiento más comunes, independientemente de si el dolor es provocado por una lesión aguda o por un exceso de estrés. En ambos casos, en el período inmediatamente posterior, el movimiento puede provocar brotes de inflamación o dolor al obligar a las estructuras lesionadas a doblarse y estirarse. Déle a su espalda baja un tiempo de descanso antes de volver a realizar una actividad rigurosa.
Ejercicio – Esto puede parecer extraño ya que acabamos de decir que el descanso es una de las mejores opciones, pero escúchanos. Aunque el descanso puede ser bueno durante uno o dos días, al final querrás volver a la actividad física para fortalecer los músculos de la parte inferior de la columna vertebral. Al fortalecer estas áreas, estás ayudando a disminuir la probabilidad de volver a lesionarte. Si te mantienes inactivo durante semanas a causa de la lumbalgia, sólo conseguirás debilitar la zona, lo que te hará más propenso al dolor de espalda. Es posible que no puedas correr unos días después de sufrir un dolor de columna lumbar, pero un paseo de 45 minutos o algunos ejercicios en el agua en el gimnasio pueden hacer maravillas para el dolor de espalda baja.

Dolor en la columna lumbar

El dolor de espalda puede variar en intensidad desde un dolor sordo y constante hasta un dolor repentino, agudo o punzante. Puede comenzar repentinamente como resultado de un accidente o por levantar algo pesado, o puede desarrollarse con el tiempo a medida que envejecemos. Hacer muy poco ejercicio seguido de un entrenamiento extenuante también puede causar dolor de espalda.
La parte baja de la espalda -donde se producen la mayoría de los dolores de espalda- incluye las cinco vértebras (denominadas L1-L5) de la región lumbar, que soportan gran parte del peso de la parte superior del cuerpo. Los espacios entre las vértebras se mantienen gracias a unas almohadillas redondas y gomosas llamadas discos intervertebrales que actúan como amortiguadores en toda la columna vertebral para amortiguar los huesos cuando el cuerpo se mueve. Unas bandas de tejido conocidas como ligamentos mantienen las vértebras en su sitio, y los tendones unen los músculos a la columna vertebral. Treinta y un pares de nervios están arraigados a la médula espinal y controlan los movimientos del cuerpo y transmiten señales del cuerpo al cerebro.
La mayoría de las lumbalgias agudas son de naturaleza mecánica, lo que significa que hay una alteración en la forma en que los componentes de la espalda (la columna vertebral, los músculos, los discos intervertebrales y los nervios) encajan y se mueven. Algunos ejemplos de causas mecánicas del dolor lumbar son:

Ejercicios para la columna lumbar

Varias estructuras de la columna lumbar pueden causar dolor en la parte baja de la espalda, incluidas las raíces nerviosas que salen de la columna, las articulaciones facetarias, los discos intervertebrales, los huesos vertebrales y los músculos de la columna. Muchas afecciones de la columna lumbar también están relacionadas entre sí. Por ejemplo, una inestabilidad de la articulación facetaria puede provocar la degeneración del disco, que a su vez puede comprimir o irritar las raíces nerviosas.
Una distensión muscular suele provocar un tirón anormal, un estiramiento excesivo o un desgarro del tejido muscular debido a que se levanta mucho peso, se levanta de forma incorrecta o se utiliza de forma repetitiva, por ejemplo, al doblarse constantemente. Las distensiones musculares pueden provocar un dolor de leve a intenso y también dar lugar a una rigidez lumbar asociada.
Cuando un disco degenerado se deshidrata y pierde su altura normal, hace que se reduzca el área del espacio discal. Este espacio reducido puede comprimir un nervio espinal cercano, provocando dolor a lo largo del recorrido del nervio. La ciática es el síntoma más común de un nervio espinal lumbar pellizcado (L4 y/o L5), donde se siente un dolor punzante y/o entumecimiento y debilidad en la parte posterior de la pelvis y hacia abajo de la pierna y posiblemente hasta el pie.

Dolor lumbar intenso y repentino no puede moverse

La estenosis espinal, un estrechamiento de los espacios de la columna vertebral, puede comprimir la médula espinal y las raíces nerviosas que salen de cada vértebra. Los cambios en la columna vertebral relacionados con la edad son una causa común. Los síntomas incluyen dolor de espalda y/o cuello, y entumecimiento, hormigueo y debilidad en brazos y piernas. Los tratamientos son remedios de autocuidado, fisioterapia, medicamentos, inyecciones y cirugía.
La estenosis espinal es el estrechamiento de uno o más espacios dentro de la columna vertebral. Un menor espacio dentro de la columna vertebral reduce la cantidad de espacio disponible para la médula espinal y los nervios que se ramifican en ella. Un espacio reducido puede hacer que la médula espinal o los nervios se irriten, compriman o pinchen, lo que puede provocar dolor de espalda y ciática.
La estenosis espinal suele desarrollarse lentamente con el tiempo. La causa más común es la artrosis o los cambios de “desgaste” que se producen de forma natural en la columna vertebral a medida que se envejece. Por este motivo, es posible que no tenga ningún síntoma durante mucho tiempo, aunque algunos cambios puedan verse en las radiografías u otras pruebas de imagen si se realizan por otro motivo. Dependiendo de dónde y de la gravedad de su estenosis espinal, puede sentir dolor, entumecimiento, hormigueo y/o debilidad en el cuello, la espalda, los brazos, las piernas, las manos o los pies.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad