Espina bifida columna vertebral

Espina bífida abierta

La espina bífida es uno de los tipos más comunes de defectos del tubo neural, y se estima que afecta a 1 de cada 2.500 recién nacidos en todo el mundo. Por razones desconocidas, la prevalencia de la espina bífida varía entre las distintas regiones geográficas y grupos étnicos. En Estados Unidos, esta afección se da con más frecuencia en hispanos y blancos no hispanos que en afroamericanos.
La mayoría de los casos de espina bífida son esporádicos, lo que significa que se producen en personas sin antecedentes de este trastorno en su familia. Se ha informado de que un pequeño porcentaje de casos es hereditario; sin embargo, la enfermedad no tiene un patrón claro de herencia. Los familiares de primer grado (como hermanos e hijos) de personas con espina bífida tienen un mayor riesgo de padecer la enfermedad en comparación con las personas de la población general.

Complicaciones de la espina bífida

La espina bífida (que en latín significa “columna vertebral partida”; SB[9]) es un defecto congénito en el que se produce un cierre incompleto de la columna vertebral y de las membranas que rodean la médula espinal durante el desarrollo temprano del embarazo[1] Existen tres tipos principales: espina bífida oculta, meningocele y mielomeningocele. 1] La localización más común es la parte baja de la espalda, pero en casos raros puede estar en la parte media de la espalda o en el cuello [10] La occulta no presenta signos o sólo los presenta de forma leve, que pueden incluir una mancha peluda, un hoyuelo, una mancha oscura o una hinchazón en la espalda en el lugar de la brecha en la columna vertebral. 5][1] El meningocele suele causar problemas leves, con la presencia de un saco de líquido en la brecha de la columna vertebral[1] El mielomeningocele, también conocido como espina bífida abierta, es la forma más grave[2] Los problemas asociados a esta forma incluyen la falta de capacidad para caminar, el deterioro del control de la vejiga o los intestinos, la acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia), una médula espinal anclada y la alergia al látex[2] Los problemas de aprendizaje son relativamente infrecuentes[2].
Se cree que la espina bífida se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales[3] Después de tener un hijo con la enfermedad, o si uno de los padres la padece, hay un 4% de probabilidades de que el siguiente hijo también se vea afectado[4] La falta de folato (vitamina B9) en la dieta antes y durante el embarazo también desempeña un papel importante. 3] Otros factores de riesgo son ciertos medicamentos anticonvulsivos, la obesidad y la diabetes mal controlada. 4] El diagnóstico puede producirse antes o después del nacimiento del niño. 5] Antes del nacimiento, si un análisis de sangre o una amniocentesis detectan un nivel elevado de alfafetoproteína (AFP), existe un mayor riesgo de espina bífida. 5] La ecografía también puede detectar el problema. Las imágenes médicas pueden confirmar el diagnóstico después del nacimiento[5]. La espina bífida es un tipo de defecto del tubo neural relacionado con otros tipos, como la anencefalia y el encefalocele, pero distinto de ellos[11].

Causas de la espina bífida

La espina bífida (que en latín significa “columna vertebral partida”; SB[9]) es un defecto congénito en el que se produce un cierre incompleto de la columna vertebral y de las membranas que rodean la médula espinal durante el desarrollo temprano del embarazo[1] Existen tres tipos principales: espina bífida oculta, meningocele y mielomeningocele. 1] La localización más común es la parte baja de la espalda, pero en casos raros puede estar en la parte media de la espalda o en el cuello [10] La occulta no presenta signos o sólo los presenta de forma leve, que pueden incluir una mancha peluda, un hoyuelo, una mancha oscura o una hinchazón en la espalda en el lugar de la brecha en la columna vertebral. 5][1] El meningocele suele causar problemas leves, con la presencia de un saco de líquido en la brecha de la columna vertebral[1] El mielomeningocele, también conocido como espina bífida abierta, es la forma más grave[2] Los problemas asociados a esta forma incluyen la falta de capacidad para caminar, el deterioro del control de la vejiga o los intestinos, la acumulación de líquido en el cerebro (hidrocefalia), una médula espinal anclada y la alergia al látex[2] Los problemas de aprendizaje son relativamente infrecuentes[2].
Se cree que la espina bífida se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales[3] Después de tener un hijo con la enfermedad, o si uno de los padres la padece, hay un 4% de probabilidades de que el siguiente hijo también se vea afectado[4] La falta de folato (vitamina B9) en la dieta antes y durante el embarazo también desempeña un papel importante. 3] Otros factores de riesgo son ciertos medicamentos anticonvulsivos, la obesidad y la diabetes mal controlada. 4] El diagnóstico puede producirse antes o después del nacimiento del niño. 5] Antes del nacimiento, si un análisis de sangre o una amniocentesis detectan un nivel elevado de alfafetoproteína (AFP), existe un mayor riesgo de espina bífida. 5] La ecografía también puede detectar el problema. Las imágenes médicas pueden confirmar el diagnóstico después del nacimiento[5]. La espina bífida es un tipo de defecto del tubo neural relacionado con otros tipos, como la anencefalia y el encefalocele, pero distinto de ellos[11].

Espina bífida cística

La espina bífida es el cierre incompleto de la columna vertebral durante el desarrollo fetal. Es un tipo de defecto congénito del tubo neural que los científicos creen que está causado por una combinación de factores genéticos y ambientales, aunque no conocen la causa exacta. Las mujeres que toman suplementos vitamínicos que contienen ácido fólico durante el embarazo son mucho menos propensas a tener hijos que nazcan con esta afección. El defecto se da en aproximadamente uno de cada 1.000 nacimientos en Estados Unidos.
Durante el desarrollo normal, los bordes de una placa de células se curvan unos hacia otros, formando el tubo que más tarde se convertirá en el cerebro y la médula espinal. Si el tubo neural no se cierra correctamente, la espina bífida puede ser uno de los defectos resultantes. Puede afectar al cerebro, la médula espinal y/o las meninges (la cubierta protectora que rodea al cerebro y la médula espinal).
La espina bífida suele diagnosticarse con un análisis de sangre durante el embarazo. La prueba se realiza durante el segundo trimestre y detecta niveles normales de alfa fetoproteína sérica materna (MSAFP). Una pequeña cantidad de esta proteína atraviesa la placenta y acaba en la sangre de la madre. Si los niveles son demasiado altos, puede ser un indicio de un defecto del tubo neural. Sin embargo, se necesitan pruebas adicionales para confirmar un caso de espina bífida. Estas pueden incluir una ecografía o una amniocentesis. Los casos leves que pasan desapercibidos durante el embarazo pueden descubrirse como parte de los exámenes rutinarios o durante los exámenes de rayos X para condiciones no relacionadas. Los casos más leves probablemente pasen desapercibidos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad