Desarrollo embrionario de la columna vertebral

Cronología del desarrollo de la médula espinal

El esqueleto axial comienza a formarse durante el desarrollo embrionario temprano. Sin embargo, el crecimiento, la remodelación y la osificación (formación ósea) continúan durante varias décadas después del nacimiento antes de que el esqueleto adulto esté completamente formado. El conocimiento de los procesos de desarrollo que dan lugar al esqueleto es importante para comprender las anomalías que pueden surgir en las estructuras esqueléticas.
Durante la tercera semana del desarrollo embrionario, se desarrolla una estructura similar a una varilla, denominada notocorda, en sentido dorsal a lo largo del embrión. El tejido que recubre la notocorda se agranda y forma el tubo neural, que dará lugar al cerebro y la médula espinal. En la cuarta semana, el tejido del mesodermo situado a ambos lados de la notocorda se engrosa y se separa en una serie repetida de estructuras de tejido en forma de bloque, cada una de las cuales se denomina somita. A medida que los somitas se agrandan, cada uno se divide en varias partes. La más medial de estas partes se llama esclerotoma. Los esclerotomos están formados por un tejido embrionario llamado mesénquima, que dará lugar a los tejidos conectivos fibrosos, los cartílagos y los huesos del cuerpo.

Desarrollo de la médula espinal ppt

La médula espinal es la parte del sistema nervioso central que se extiende en el esqueleto axial y proporciona el tráfico bidireccional necesario para interactuar con nuestro entorno. Durante el embarazo, el desarrollo temprano de la médula espinal está influenciado por el requerimiento dietético materno de folato para el cierre del tubo neural. El desarrollo posterior requiere la contribución de la cresta neural que se asocia a la médula para formar los ganglios de la raíz dorsal y los ganglios simpáticos ventrales. Los modelos animales de desarrollo de la médula espinal también han sido un modelo clave de patronaje, estableciendo compartimentos ventrales y dorsales en función de las señales circundantes.
El sistema nervioso central temprano comienza como una simple placa neural que se pliega para formar un surco y luego un tubo, abierto inicialmente en cada extremo. El hecho de que estas aberturas no se cierren contribuye a una clase importante de anomalías neurales (defectos del tubo neural).
El desarrollo neural es uno de los sistemas más tempranos en comenzar y el último en completarse después del nacimiento. Este desarrollo genera la estructura más compleja dentro del embrión y el largo período de desarrollo significa que los insultos in utero durante el embarazo pueden tener consecuencias para el desarrollo del sistema nervioso.

Las vértebras derivan del esclerotomo

El desarrollo embriológico de la columna vertebral humana es un proceso enormemente complejo que sólo se conoce parcialmente. La diferenciación de los tejidos pluripotentes del embrión conduce a la formación temprana de una estructura vertebral segmentada y repetitiva. Dado que el embrión es exquisitamente susceptible de sufrir malformaciones y errores de desarrollo, cada paso de la formación es crítico.1-4 La familiaridad con estos diversos pasos puede ser útil para comprender no sólo los síndromes congénitos, sino también el posible papel del desarrollo en relación con la predisposición a algunos procesos degenerativos de la columna vertebral, considerados típicamente como afecciones de “desgaste”.5,6 La comprensión cada vez más amplia de las bases genéticas de la vida, y la genética del desarrollo de la columna vertebral no es una excepción, ha ayudado a la comprensión de estos síndromes.7-13
El concepto de metamerismo es fundamental para comprender la embriología de la columna vertebral. En principio, el metamerismo es el desarrollo de un organismo altamente especializado, con sistemas de órganos multifuncionales, a partir de muchos segmentos anatómicamente similares dispuestos de forma lineal. Esto es particularmente fácil de conceptualizar en la columna vertebral porque la columna vertebral completamente desarrollada comprende numerosas unidades con forma, disposición y función similares. Sin embargo, el metamerismo también se refiere al desarrollo de los apéndices a partir de los metámeros, que no tienen esa disposición repetitiva de unidades consecutivas.

Desarrollo de la médula espinal a partir del tubo neural

La médula espinal es la parte del sistema nervioso central que se extiende en el esqueleto axial y proporciona el tráfico bidireccional necesario para interactuar con nuestro entorno. Durante el embarazo, el desarrollo temprano de la médula espinal está influido por las necesidades dietéticas maternas de folato para el cierre del tubo neural. El desarrollo posterior requiere la contribución de la cresta neural que se asocia a la médula para formar los ganglios de la raíz dorsal y los ganglios simpáticos ventrales. Los modelos animales de desarrollo de la médula espinal también han sido un modelo clave de patronaje, estableciendo compartimentos ventrales y dorsales en función de las señales circundantes.
El sistema nervioso central temprano comienza como una simple placa neural que se pliega para formar un surco y luego un tubo, abierto inicialmente en cada extremo. El hecho de que estas aberturas no se cierren contribuye a una clase importante de anomalías neurales (defectos del tubo neural).
El desarrollo neural es uno de los sistemas más tempranos en comenzar y el último en completarse después del nacimiento. Este desarrollo genera la estructura más compleja dentro del embrión y el largo período de desarrollo significa que los insultos in utero durante el embarazo pueden tener consecuencias para el desarrollo del sistema nervioso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad