Atlas vertebra vista inferior

Comentarios

El atlas y el axis sostienen la cabeza en la columna cervical inferior, a la vez que proporcionan una considerable movilidad en flexión, extensión, rotación y flexión lateral. Las dos primeras vértebras también funcionan como conductos para la médula cervical y las arterias vertebrales. Por lo tanto, las lesiones del atlas y del axis pueden causar inestabilidad con pérdida de apoyo e invasión de la médula superior y de las arterias vertebrales, o, con menos frecuencia, rigidez con movimiento restringido. Las lesiones congénitas de la columna occipito-cervical, como la occipitalización del atlas o las vértebras occipitales accesorias, pueden constreñir la médula superior con compresión ósea, dural o fibrosa. Esta invasión de la médula a este nivel produce una variedad de quejas clínicas y hallazgos que a menudo son difíciles de interpretar. La inestabilidad de la columna cervical superior puede ser el resultado de alteraciones congénitas, traumáticas, inflamatorias o neoplásicas del mecanismo de enclavamiento del atlas y el axis. Factores como la pérdida de la integridad estructural de la dorsal o el estiramiento o desgarro del ligamento transversal pueden permitir la inestabilidad con afectación de la médula. Debido al grave potencial de estas lesiones, los pacientes con anomalías del atlas y el axis requieren un reconocimiento y tratamiento rápidos.

Diagrama de la vértebra atlas

Un paciente es tratado con una combinación de inyecciones de sarapina y bupivacaína antes de la terapia de puntos gatillo miofasciales, pero el dolor y la falta de movimiento en el cuello persisten. El informe del caso que se presenta a continuación describe cómo un equipo de clínicos desentraña la patología subyacente en este paciente. Por Renee S Hartz, MD, Sharon Sauer, CMTPT y Marshall Dickholtz Jr.
Este artículo explora el caso de un paciente con disfunción miofascial que se sometió durante años a la inyección de puntos gatillo miofasciales para mejorar el dolor y la amplitud de movimiento (ROM). El paciente mejoraba inmediatamente después del tratamiento, pero luego volvía el dolor.
Los autores sospecharon que se trataba de una subluxación del atlas (desalineación de las vértebras cervicales superiores), y siguieron el diagnóstico y el tratamiento de forma agresiva. Parte del retraso en el diagnóstico se debió a una “batalla territorial” entre quiroprácticos, fisioterapeutas y terapeutas de puntos gatillo miofasciales. La formación específica de cada una de estas especialidades puede impedir a veces el diagnóstico de casos inusuales. Pero trabajando juntos, los cuatro clínicos desentrañaron la causa subyacente de la disfunción en este difícil caso.

Masa lateral del atlas

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Atlas” anatomía – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (abril 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Este artículo se basa en gran parte o en su totalidad en una sola fuente. La discusión relevante puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas a fuentes adicionales.Buscar fuentes:  “Atlas” anatomía – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (abril 2019)
En anatomía, el atlas (C1) es la vértebra cervical más superior (primera) de la columna vertebral y se encuentra en el cuello. Recibe el nombre de Atlas de la mitología griega porque, al igual que Atlas sostenía el globo terráqueo, sostiene toda la cabeza[1].
El atlas es la vértebra más alta y, junto con el axis (la vértebra que está por debajo), forma la articulación que conecta el cráneo con la columna vertebral. El atlas y el axis están especializados para permitir un mayor rango de movimiento que las vértebras normales. Son responsables de los movimientos de inclinación y rotación de la cabeza.

Vértebra prominente

Siete vértebras cervicales, denominadas C1 a C7, forman la columna cervical desde la base del cráneo hasta la parte superior de los hombros. En cada nivel, las vértebras cervicales protegen la médula espinal y trabajan con músculos, tendones, ligamentos y articulaciones para proporcionar una combinación de apoyo, estructura y flexibilidad al cuello.
Existen algunas diferencias entre las vértebras cervicales. Las vértebras de la parte superior del cuello tienden a ser más pequeñas y móviles, mientras que las vértebras cervicales inferiores son más grandes para soportar mayores cargas del cuello y la cabeza.
La séptima vértebra cervical, también llamada vértebra prominente, suele considerarse una vértebra única y tiene la apófisis espinosa más prominente. Al palpar la parte posterior del cuello, la apófisis espinosa (joroba ósea) de la vértebra C7 sobresale más que las demás vértebras cervicales.
La C7 es la parte inferior de la columna cervical y se conecta con la parte superior de la columna torácica, la T1, para formar la unión cervicotorácica, también conocida como C7-T1. La apófisis espinosa de la C7 no sólo es mucho más grande que las de las vértebras superiores, sino que también tiene una forma diferente para encajar mejor con la T1, situada más abajo. La C7 también carece de orificios (agujeros en sus apófisis transversas) para el paso de las arterias vertebrales, que sí están presentes en todas las demás vértebras cervicales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad