Poniendo el deporte de nuevo en tu vida

Por la Dra. Molly Casey

Poniendo el deporte de nuevo en tu vida

El dolor persistente en el codo es común en pacientes activos en deportes y fitness, así como en aquellos que tienen movimientos repetitivos o mantienen posiciones prolongadas a lo largo del día. Es un síntoma que conviene discutir con su quiropráctico. La idea de un dolor persistente en el codo puede no parecer demasiado debilitante … hasta que le suceda a usted. Cuando comience a impedirte participar en actividades que disfrutas, o no te permita cumplir con tus requisitos laborales, es probable que prestes más atención. Deje que su quiropráctico le ayude.

Epicondilitis

La epicondilitis es el término médico para la inflamación de los tendones que se adhieren a la articulación del codo. Los tendones son el tejido que une el músculo al hueso. En el codo, hay tendones en los lados lateral (igual que el pulgar) y medial (igual que el dedo meñique) de la articulación. Los nombres más comunes que puede reconocer para esta afección son codo de tenista y codo de golfista. El codo de tenista se refiere a la inflamación de los tendones laterales de la articulación del codo y el codo de golfista se refiere a la inflamación de los tendones mediales de la articulación del codo.

Síntomas y causas

Los síntomas del codo de tenista comúnmente se irradian desde la parte exterior del codo hasta el antebrazo y la muñeca. Algunos lo experimentan como un dolor constante en el área del codo, mientras que otros solo pueden sentirlo mientras realizan actividades que implican alcanzar, agarrar o levantar objetos. Los síntomas del codo de golfista se pueden experimentar como dolor en la parte interna del codo al levantar la muñeca o la mano, dolor al torcer el antebrazo o al cerrar el puño. La parte interior del codo puede estar hinchada o sensible al tacto. Si progresa, puede producirse rigidez en el codo y debilidad en muñecas y manos.

Las causas de la inflamación se pueden atribuir al uso excesivo de los músculos del antebrazo en los que el codo está extendido y la palma hacia abajo: piense en el golf, deportes de raqueta como tenis, béisbol o sóftbol, ​​jardinería, carpintería o actividades similares.

Sanación con quiropráctica

Los quiroprácticos ajustan las articulaciones de la columna y manipulan las articulaciones de las extremidades, como brazos, piernas, manos y muñecas. Cuando las articulaciones no se mueven correctamente, puede significar que hay un exceso de fuerza y ​​tensión en los tendones y ligamentos asociados. Esto puede ser la causa o agravar los síntomas de la inflamación. Por lo tanto, hacer que un quiropráctico manipule la articulación del codo cuando hay epicondilitis es una buena idea. La restauración del movimiento de la articulación puede ser el ímpetu para completar la curación; como mínimo, ayudará en el proceso. Además, su quiropráctico puede recomendar suplementos naturales como terapia complementaria para disminuir el proceso de inflamación.

No hay necesidad de vivir con un dolor persistente y persistente en el codo. Ven a vernos a The Joint; ¡Permítanos ayudarlo a llegar a su mejor posición!