Primera vertebra de las cervicales

Primera vertebra de las cervicales

Atlas óseo

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Atlas” anatomía – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (abril 2019) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Este artículo se basa en gran parte o en su totalidad en una sola fuente. La discusión pertinente puede encontrarse en la página de discusión. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas a fuentes adicionales.Buscar fuentes:  “Atlas” anatomía – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (abril 2019)
En anatomía, el atlas (C1) es la vértebra cervical más superior (primera) de la columna vertebral y se encuentra en el cuello. Recibe el nombre de Atlas de la mitología griega porque, al igual que Atlas sostenía el globo terráqueo, sostiene toda la cabeza[1].
El atlas es la vértebra más alta y, junto con el axis (la vértebra que está por debajo), forma la articulación que conecta el cráneo con la columna vertebral. El atlas y el axis están especializados para permitir un mayor rango de movimiento que las vértebras normales. Son responsables de los movimientos de inclinación y rotación de la cabeza.

La primera vértebra cervical se llama

En los tetrápodos, las vértebras cervicales (en singular: vértebra) son las vértebras del cuello, inmediatamente por debajo del cráneo. Las vértebras troncales (divididas en vértebras torácicas y lumbares en los mamíferos) se sitúan en la parte caudal (hacia la cola) de las vértebras cervicales[1] En las especies de saurópsidos, las vértebras cervicales llevan costillas cervicales. En los lagartos y dinosaurios saurisquios, las costillas cervicales son grandes; en las aves, son pequeñas y están completamente fusionadas a las vértebras. Las apófisis transversas de los mamíferos son homólogas a las costillas cervicales de otros amniotas[1][cita requerida] La mayoría de los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, con las únicas tres excepciones conocidas: el manatí con seis, el perezoso de dos dedos con cinco o seis y el perezoso de tres dedos con nueve[2][3].
En los seres humanos, las vértebras cervicales son las más pequeñas de las verdaderas vértebras y pueden distinguirse fácilmente de las torácicas o lumbares por la presencia de un foramen (agujero) en cada apófisis transversal, a través del cual pasan la arteria vertebral, las venas vertebrales y el ganglio cervical inferior. El resto de este artículo se centra en la anatomía humana.

Comentarios

En los tetrápodos, las vértebras cervicales (en singular: vértebra) son las vértebras del cuello, inmediatamente por debajo del cráneo. Las vértebras troncales (divididas en vértebras torácicas y lumbares en los mamíferos) se sitúan en la parte caudal (hacia la cola) de las vértebras cervicales[1] En las especies de saurópodos, las vértebras cervicales llevan costillas cervicales. En los lagartos y dinosaurios saurisquios, las costillas cervicales son grandes; en las aves, son pequeñas y están completamente fusionadas a las vértebras. Las apófisis transversas de los mamíferos son homólogas a las costillas cervicales de otros amniotas [cita requerida] La mayoría de los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, con las únicas tres excepciones conocidas: el manatí con seis, el perezoso de dos dedos con cinco o seis, y el perezoso de tres dedos con nueve [2] [3].
En los seres humanos, las vértebras cervicales son las más pequeñas de las verdaderas vértebras y pueden distinguirse fácilmente de las torácicas o lumbares por la presencia de un foramen (agujero) en cada apófisis transversal, a través del cual pasan la arteria vertebral, las venas vertebrales y el ganglio cervical inferior. El resto de este artículo se centra en la anatomía humana.

Vértebras torácicas

La columna vertebral del adulto está formada por 24 vértebras, más el sacro y el cóccix. Las vértebras se dividen en tres regiones: vértebras cervicales C1-C7, vértebras torácicas T1-T12 y vértebras lumbares L1-L5. La columna vertebral es curva, con dos curvaturas primarias (curvas torácica y sacrococcígea) y dos curvaturas secundarias (curvas cervical y lumbar).
Un hecho anatómico interesante es que casi todos los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, independientemente del tamaño del cuerpo. Esto significa que hay grandes variaciones en el tamaño de las vértebras cervicales, que van desde las muy pequeñas vértebras cervicales de una musaraña hasta las muy alargadas vértebras del cuello de una jirafa. En una jirafa adulta, cada vértebra cervical mide 30 centímetros.
La columna vertebral de un adulto no forma una línea recta, sino que presenta cuatro curvaturas a lo largo de su longitud: cervical, torácica, lumbar y pélvica (sacro/coxis) (véase la figura 6.29). Estas curvaturas aumentan la fuerza, la flexibilidad y la capacidad de absorción de impactos de la columna vertebral. Cuando aumenta la carga de la columna vertebral, por ejemplo, al llevar una mochila pesada, las curvaturas aumentan en profundidad (se vuelven más curvadas) para acomodar el peso extra. A continuación, se recuperan cuando se retira el peso.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad