Cómo combatir el estrés físico, químico y emocional

Por la Dra. Molly Casey

Cómo combatir el estrés físico, químico y emocional

La atención quiropráctica se trata de salud y bienestar óptimos. La salud y el bienestar óptimos comienzan con el sistema nervioso, que es el sistema maestro de control del cuerpo. El cerebro habla a través de la médula espinal y millas y millas de nervios a cada célula, estructura y sistema de su cuerpo. Esas células, sistemas y estructuras también envían información a través de la médula espinal al cerebro. Es su bucle de comunicación. Cuanto mejor funcione ese bucle, mejor funcionará usted y mayores serán las posibilidades de que experimente una salud y un bienestar óptimos. Este es tu sistema nervioso.

La columna alberga y protege la porción central de ese sistema nervioso. Cuanto mejor funcione la columna vertebral, mayores serán las posibilidades de una comunicación óptima. Por lo tanto, la atención quiropráctica que restaura el movimiento y la salud de la columna también promueve una salud y un bienestar óptimos. El estrés en sus diversas formas es una de las principales razones por las que su salud se ve afectada negativamente. El estrés se divide en tres categorías diferentes. Todos nosotros estamos sujetos a las tres categorías de estrés: físico, bioquímico y emocional/mental.

Físico

El estrés físico es real y, a menudo, las personas no se dan cuenta del grado en que se encuentran bajo estrés físico. Puede venir como resultado de un accidente o trauma. El estrés físico puede ocurrir debido a las pasiones atléticas; piense en las actividades de guerreros de fin de semana. Y también puede ocurrir por conductas repetitivas o hábitos posturales prolongados. El estrés físico también surge como resultado de estilos de vida sedentarios, como trabajar en una computadora o estar sentado todo el día. El estrés físico, sin duda, juega un papel importante en la función y la salud de la columna vertebral. El cuidado quiropráctico aborda directamente el estrés físico a través de ajustes de las articulaciones de la columna.

Bioquímico

¿Qué es el estrés bioquímico? Piense en todos los productos químicos en su vida que no favorecen la salud y el bienestar. Las toxinas ambientales, los metales pesados ​​que a menudo se encuentran en los materiales de vivienda o los suministros de agua, las toxinas que se encuentran en el suministro de alimentos, como los herbicidas y los pesticidas, son factores de estrés bioquímico. Uno no puede ingerir algo que es tóxico, no importa cuán poco se consuma, y ​​no afectar el cuerpo o el sistema de salud de alguna manera. Los resultados con una ingestión pequeña pueden no ser cuantificables, pero como estos se ingieren repetidamente con el tiempo, las toxinas se acumulan y, en última instancia, pueden causar estragos en su sistema nervioso y su salud.

Emocional/Mental

La salud emocional y mental es un componente importante del bienestar de un individuo. Hay años y años de investigación para demostrar que los componentes emocionales y mentales de nuestra vida afectan la salud física. Una visual muy simple y rápida es pensar en la postura de alguien que ha tenido un día realmente difícil. No caminan en la habitación y parecen optimistas, con los hombros hacia abajo y hacia atrás. La postura común de alguien bajo este tipo de estrés son los hombros un poco redondeados hacia adelante, simplemente arrastrándolos. Esta cosa nos desgasta. Siempre se desgasta en las células de su cuerpo.

El estrés viene en muchas formas. Es importante tener en cuenta que el estrés desgasta su salud tanto físicamente en la postura como internamente en las células y en el sistema nervioso. Una forma de contrarrestar esto es a través del ajuste quiropráctico.

Los ajustes quiroprácticos ayudan a aliviar el estrés físico y mejoran la salud del sistema de comunicación. Utilice la quiropráctica como uno de sus mayores reductores de estrés, independientemente del tipo de estrés que esté experimentando.