Los niños se caen, pero la quiropráctica puede limitar los riesgos

Por la Dra. Molly Casey

Los niños se caen, pero la quiropráctica puede limitar los riesgos

Los niños de todas las edades se caen. Es un hecho. Generalmente, cuanto más joven es el niño, más se caen. Esto es especialmente cierto en los años en que están aprendiendo a sentarse, pararse, caminar y moverse. Las caídas pueden afectar la salud y el funcionamiento de la columna, lo que afecta directamente el funcionamiento del sistema nervioso. El funcionamiento del sistema nervioso de su hijo afecta todos los aspectos de su vida. Es importante prestar atención y abordar las caídas de la niñez, ya que podrían afectar la salud de su hijo.

Frecuencia de caídas

Una investigación publicada en Oxford Press en 2007 por Jessie Garciaguirre y Karen Adolph mostró que los niños de entre 12 y 19 meses caen un promedio de 17 veces por hora mientras juegan. Ese número puede parecerle significativo o no. Sin embargo, dé un paso más y piense en un niño pequeño que se mueve al menos cinco horas al día (eso es muy conservador). Eso equivale a 85 caídas diarias o 2,550 caídas mensuales, totalizando 15,300 caídas en un lapso de seis meses. Recuerde, estos son simplemente los números promedio. El número real de caídas puede ser incluso mayor. En cualquier caso, la mayoría estará de acuerdo: eso es un montón de caídas al suelo.

Efectos repetitivos

La mayoría de las veces, caerse como un niño pequeño no es preocupante como un evento único, lo que significa que el problema no es el efecto de una sola caída. Son los efectos acumulativos de las aproximadamente 2.550 caídas por mes los que pueden convertirse en un problema. Al igual que con los adultos, sentarse un día en el trabajo frente a la computadora con una mala postura no conduce a una fijación y desalineación significativa de la columna, pero un adulto que lo hace día tras día eventualmente muestra desgaste en la columna, su salud, y en algún momento probablemente comenzará a sentir dolor y síntomas. Lo mismo se aplica a nuestros pequeños humanos.

Recuerde, la salud de la columna determina la capacidad del sistema nervioso para funcionar de manera óptima. Los impactos repetitivos de las caídas pueden disminuir la salud de la columna y, en última instancia, afectar la salud del niño debido a la disminución del funcionamiento del sistema nervioso. Los efectos de las caídas repetitivas van mucho más allá de los simples problemas estructurales y pueden extenderse hasta afectar todas las áreas de la salud de su hijo.

Quiropráctica para corregir el impacto

Se sabe que los ajustes quiroprácticos disminuyen los efectos del estrés repetitivo en adultos y niños. La mayor frecuencia de caídas y el impacto y efecto acumulativos disminuyen en gravedad cuando el niño es revisado y ajustado regularmente por un quiropráctico. Los ajustes aumentan el movimiento de la columna y facilitan una salud óptima de la columna. Comenzar la práctica de los exámenes y ajustes quiroprácticos cuando es pequeño ayuda a asegurar que el niño tenga la mejor oportunidad de desarrollar y mantener la columna vertebral y el sistema nervioso más saludables posibles.

Los niños caen con tanta certeza como el gobierno recauda impuestos. Va a suceder. Aunque se van a caer con frecuencia, está bien. Pero entienda que tiene un efecto en su salud. Como padre, tiene la oportunidad de anular los efectos de los impactos repetitivos mediante el cuidado quiropráctico regular. ¡Los quiroprácticos de The Joint esperan verlos pronto a usted y a su pequeño!