Columna vertebral de un gato

Degeneración de la columna vertebral en los gatos

Las enfermedades de la médula espinal en los gatos pueden ser increíblemente frustrantes.    La aventura comienza con el paciente poco cooperativo, se abre camino a través de la temida interpretación del examen neurológico, y termina en el mar de enfermedades que podrían estar causando los signos clínicos. No es más fácil para un neurólogo certificado, pero hay algunas cosas que podemos compartir que pueden ser útiles.
Los gatos esencialmente dicen: “No quiero jugar su juego y no voy a participar”.    Sin embargo, hay formas de conseguir que participen sin que lo sepan o incluso con su cooperación.  Si necesita algunos recordatorios sobre el examen neurológico, por favor vea, “El examen neurológico del gato” por Laurent Garosi en el Journal of Feline Medicine and Surgery, 2009 Volumen 11.    Nos gustaría enfatizar un par de puntos clave:
Recuerde, la localización neuroanatómica es importante porque una vez que la tiene, puede utilizar los libros de texto para ayudar con su lista diferencial. Si no está seguro de dónde se está produciendo el problema, es el momento de consultar.    Localizar el problema correctamente orienta los diagnósticos adecuados, ahorra tiempo y mitiga la frustración del propietario.

Diagrama de anatomía del gato

La sección principal de este artículo puede ser demasiado corta para resumir adecuadamente los puntos clave. Por favor, considere la posibilidad de ampliar el lead para proporcionar una visión general accesible de todos los aspectos importantes del artículo. (Noviembre 2018)
Los gatos son carnívoros que tienen dientes muy especializados. Hay cuatro tipos de dientes de dentición permanente que estructuran la boca: doce incisivos, cuatro caninos, diez premolares y cuatro molares[1] El premolar y el primer molar están situados a cada lado de la boca que juntos se llaman el par carnásico. El par carnásico está especializado en cortar la comida y es paralelo a la mandíbula.[2] Los incisivos situados en la parte anterior de la boca inferior y superior son pequeños, estrechos y tienen una sola raíz. Se utilizan para agarrar y morder la comida[2].
El gato también tiene una dentición caduca antes de la formación de la permanente. Esta dentición surge siete días después del nacimiento y está compuesta por 26 dientes con ligeras diferencias. Tendrá incisivos más pequeños, caninos superiores delgados y fuertemente curvados, caninos inferiores verticales y molares superiores e inferiores aún más pequeños[2] Aunque los molares superiores e inferiores son más pequeños que los que surgen durante la dentición permanente, las similitudes son notables[2].

Lesión en la columna vertebral del gato

El calcio, en su forma iónica, desempeña un papel fundamental en el funcionamiento de muchos sistemas corporales. El control preciso de las concentraciones de iones de calcio en los fluidos extracelulares está regulado por varias hormonas. ¿Cuál de las siguientes NO interviene en la homeostasis del calcio?
Las enfermedades de la columna vertebral y la médula espinal incluyen defectos congénitos (comentados anteriormente en este capítulo), enfermedades degenerativas, enfermedades inflamatorias e infecciosas, tumores, enfermedades nutricionales, lesiones y traumatismos, trastornos tóxicos y enfermedades vasculares.
La estenosis lumbosacra degenerativa es un trastorno de las vértebras de la parte baja de la espalda que provoca la compresión de las raíces nerviosas. Es poco frecuente en los gatos. La causa es desconocida. Los signos suelen comenzar entre los 3 y los 7 años de edad y pueden incluir debilidad, incontinencia y dificultad para utilizar las patas traseras. Los gatos suelen experimentar dolor cuando se les toca o mueve la parte baja de la espalda. Otros signos son la pérdida del sentido de la posición de las patas, el desgaste muscular o el debilitamiento de los reflejos en las patas traseras. Las radiografías pueden mostrar signos de degeneración, pero el diagnóstico requiere una resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC). Los gatos en los que el único signo es el dolor leve pueden mejorar con 4 a 6 semanas de reposo y analgésicos. El tratamiento específico requiere cirugía. Las perspectivas de recuperación tras la cirugía son buenas, aunque la incontinencia urinaria puede continuar.

Por qué la columna vertebral de los gatos es tan flexible

Si eres un practicante de yoga (¡incluso de yoga para gatos!), probablemente estés familiarizado con la Postura del Gato, también conocida como Marjariasana. Este estiramiento es ideal para aumentar la flexibilidad de la parte inferior de la espalda y de los músculos centrales. La Postura del Gato tiene un nombre muy apropiado, ya que puede recordarte a un felino arqueando su espalda. De hecho, los gatos pueden enseñarnos un par de cosas sobre el yoga. Quizá te hayas preguntado: ¿Por qué los gatos son tan flexibles? Averigüémoslo.
En la otra cara de la moneda, los gatos en la naturaleza debían tener en cuenta que otros depredadores podían estar al acecho. Una de las formas más sencillas que tienen los felinos de evitar atraer la atención de los indeseados es mantenerse limpios, es decir, sin olores. La flexibilidad de un gato le permite acicalar todas las partes de su cuerpo para eliminar los olores.
El número de vértebras (discos óseos individuales de la columna vertebral) que tienen los gatos -incluida la cola- es de hasta 53, mientras que los humanos suelen tener 33. Esto permite a los gatos girar su cuerpo en ángulos de hasta 180 grados, mientras que los humanos típicos giran su torso unos 90 grados en cualquier dirección.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad