Ligamentos y articulaciones de la columna vertebral

Ligamentos y articulaciones de la columna vertebral

Ligamento longitudinal anterior

La persona media nace con 33 huesos individuales (las vértebras) que interactúan y se conectan entre sí a través de unas articulaciones flexibles llamadas facetas. Cuando una persona llega a la edad adulta, la mayoría sólo tiene 24 vértebras porque algunas vértebras del extremo inferior de la columna se fusionan durante el crecimiento y el desarrollo normales. A veces, una persona puede tener una vértebra adicional, que se denomina cuerpo de transición y suele encontrarse en el sexto nivel de la zona lumbar (denominado L6).
La parte inferior de la columna vertebral se llama sacro. Está formada por varios cuerpos vertebrales que suelen estar fusionados como uno solo. El resto de huesos pequeños u huesecillos que se encuentran por debajo del sacro también están fusionados y se denominan cóccix o rabadilla. La columna vertebral por encima del sacro está formada por:
La columna vertebral combina huesos fuertes, articulaciones únicas, ligamentos y tendones flexibles, músculos grandes y nervios muy sensibles. Aunque muchos de nosotros damos por sentado los beneficios de una columna vertebral sana, el dolor de columna es un recordatorio agudo de lo mucho que dependemos de nuestra espalda en la vida diaria. Algunas de las causas del dolor de columna son:

Comentarios

Una comprensión básica de la anatomía de la columna vertebral y sus funciones es extremadamente importante para los pacientes con trastornos de la columna vertebral. Este artículo ofrece una visión general de la notable y compleja anatomía de la columna vertebral. Comienza proporcionando una “visión general” de las funciones de la columna vertebral, sus regiones y sus principales curvas. A continuación, se ofrece información detallada sobre elementos anatómicos específicos como las estructuras vertebrales, los discos intervertebrales, la médula espinal y las raíces nerviosas, las articulaciones, los músculos y los ligamentos.
La región del cuello de la columna vertebral se conoce como columna cervical. Esta región consta de siete vértebras, que se abrevian de C1 a C7 (de arriba a abajo). Estas vértebras protegen el tronco del encéfalo y la médula espinal, sostienen el cráneo y permiten una amplia gama de movimientos de la cabeza.
La primera vértebra cervical (C1) se llama Atlas. El Atlas tiene forma de anillo y sostiene el cráneo. La C2 se llama Eje. Tiene forma circular con una estructura roma en forma de clavija (llamada apófisis odontoide o “guarida”) que se proyecta hacia arriba en el anillo del Atlas. Juntos, el Atlas y el Eje permiten que la cabeza rote y gire. Las otras vértebras cervicales (C3 a C7) tienen forma de caja con pequeñas apófisis espinosas (proyecciones en forma de dedos) que se extienden desde la parte posterior de las vértebras.

Ligamento longitudinal posterior

La columna vertebral está formada por 33 huesos individuales que se apilan unos encima de otros. La columna vertebral permite que el cuerpo se mantenga erguido y proporciona el soporte principal, permitiéndole doblarse y retorcerse al tiempo que protege la médula espinal de las lesiones. Huesos, músculos, nervios, tendones y ligamentos fuertes rodean el tejido que rodea la columna vertebral, contribuyendo a su estructura saludable.
Hay dos grupos principales de músculos que afectan a la columna vertebral: los flexores y los extensores. Los músculos flexores están en la parte delantera e incluyen los músculos abdominales, los extensores están unidos a la parte posterior de la columna vertebral.
Los discos intervertebrales evitan que los huesos se rocen entre sí, actuando como un neumático de coche. El anillo exterior (llamado anillo) tira de los huesos vertebrales contra la resistencia elástica del núcleo lleno de gel.
Los ligamentos son fuertes bandas fibrosas que mantienen unidas las vértebras para ayudar a estabilizar la columna vertebral. Los tres principales ligamentos de la columna vertebral son el Ligamentum Flavum, el Ligamento Longitudinal Anterior (LLA) y el Ligamento Longitudinal Posterior.

Ligamentum flavum

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Los ligamentos de la columna vertebral también proporcionan estabilidad a la misma. Lo hacen limitando el grado de movimiento en la dirección opuesta a su ubicación. Por ejemplo, el ligamento longitudinal anterior (véase más abajo para más detalles) está situado delante de los cuerpos vertebrales. Cuando te arqueas hacia atrás, impide que te vayas demasiado lejos.
A medida que envejecemos, nuestros ligamentos pueden sufrir un engrosamiento, una condición llamada hipertrofia. La hipertrofia puede provocar síntomas como el dolor relacionado con los nervios. La hipertrofia puede evolucionar hasta convertirse en osificación, o endurecimiento del ligamento o ligamentos. La osificación puede aumentar los síntomas nerviosos, que pueden incluir la compresión o la irritación de la médula espinal (denominada mielopatía). Dependiendo de una serie de factores, el endurecimiento de los ligamentos de la columna vertebral puede precipitar el desarrollo de una estenosis espinal.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad