Sacralizacion de la quinta vertebra lumbar

Ejercicios de tratamiento de la sacralización de la l5

Las espinas dorsales con quinta vértebra lumbar sacralizada se encuentran con bastante frecuencia. Las sacralizaciones representan un estado de transición en las uniones lumbosacras y son más susceptibles a los cambios degenerativos resultantes de los patrones de carga alterados en estas regiones.
Se registraron las mediciones de las dimensiones y las áreas de superficie articular en muestras de vértebras L5 sacralizadas y en sacras normales. Las contribuciones relativas de las dimensiones y las áreas de superficie en el hueso se elaboraron mediante el cálculo de índices. Se esperaba que la comparación con la sacra normal arrojara diferencias significativas.
Se compararon las medias de todos los parámetros lineales e índices entre las muestras sacralizadas y las normales y entre los lados fusionados y no fusionados de los especímenes sacralizados unilateralmente. Se aplicó la prueba t de Student no emparejada para evaluar las diferencias en los valores.
Se midieron siete dimensiones lineales y cinco áreas de superficie en 330 sacras. A partir de ellas se formularon nueve índices. Dieciséis (4,8%) sacras presentaban vértebras L5 bilaterales completamente fusionadas con los primeros segmentos sacros. Cuatro (1,2%) mostraban una unificación completa unilateral de la sacra con la apófisis transversa de la vértebra L5 superior. Se compararon los parámetros entre las muestras normales y las sacralizadas y también entre las dos variedades de muestras sacralizadas.

Sacralización vs. lumbarización

> La sacralización es una irregularidad común de la columna vertebral, en la que la quinta vértebra se fusiona con el hueso sacro en la parte inferior de la columna. La quinta vértebra lumbar, conocida como L5, puede fusionarse total o parcialmente a un lado del sacro, o a ambos lados. La sacralización es una anomalía congénita que se produce en el embrión.
> La región lumbar de la columna vertebral facilita principalmente el movimiento de la espalda y soporta el peso del cuerpo. Las cinco vértebras lumbares están diseñadas de forma que puedan ayudar a su función y se cuentan de arriba a abajo como L1 a L5. La quinta vértebra lumbar tiene una forma y características peculiares para adaptarse a su ubicación y función normales.
En algunos casos, durante el desarrollo embrionario, algunos cambios pueden causar anomalías congénitas, dando lugar a deformidades de los cuerpos vertebrales. Estos defectos congénitos en la fusión o formación de ciertas partes pueden afectar a los individuos de diferentes maneras. La sacralización es una condición congénita en la que la vértebra lumbar se fusiona total o parcialmente con el sacro en uno o ambos lados.

Radiología de la sacralización de la l5

Las anomalías vertebrales congénitas son un conjunto de malformaciones de la columna vertebral. La mayoría, alrededor del 85%, no son clínicamente significativas, pero pueden provocar la compresión de la médula espinal al deformar el canal vertebral o causar inestabilidad. Esta afección se produce en el útero. Las anomalías vertebrales congénitas incluyen alteraciones de la forma y el número de vértebras.
La lumbarización es una anomalía de la columna vertebral. Se define por la no fusión de los segmentos primero y segundo del sacro. Posteriormente, la columna lumbar parece tener seis vértebras o segmentos, no cinco. Esta sexta vértebra lumbar se conoce como vértebra de transición. Por el contrario, el sacro parece tener sólo cuatro segmentos en lugar de los cinco designados. Las vértebras transicionales lumbosacras consisten en el proceso de fusión de la última vértebra lumbar con el primer segmento sacro. 1] Aunque sólo alrededor del 10 por ciento de los adultos tienen una anomalía en la columna vertebral debido a la genética, una sexta vértebra lumbar es una de las anomalías más comunes. [2]

Definición de sacralización

Las malformaciones de la base de la columna vertebral y de la pelvis son muy frecuentes, con variaciones demasiado numerosas para describirlas. Al ser la sede del movimiento de la columna vertebral, estas anomalías estructurales influyen sutilmente en el funcionamiento libre de la columna en su conjunto. Los dos principales trastornos congénitos reciben el nombre de lumbarización y sacralización.  En el esqueleto humano “moderno”, el sacro es una masa ósea sólida de 5 vértebras fusionadas en la parte posterior de la pelvis sobre la que se asienta la columna vertebral erguida. Sin embargo, en formas evolutivas anteriores los segmentos del sacro no estaban fusionados. Tenían libertad de movimiento -como una cola- y participaban como una extensión de la columna vertebral en la actividad normal.
La lumbarización consiste en que el primer segmento sacro es -al menos parcialmente- móvil en lugar de formar parte de la masa fusionada del sacro. Constituye una vértebra lumbar “extra”, a menudo denominada L6,
La lumbarización consiste en que el segmento superior del sacro no está fusionado. Por el contrario, tiene libertad de movimiento y participa, junto con las vértebras lumbares vecinas, en la actividad de la columna vertebral. Con la lumbarización, los anatomistas y los médicos han empezado a referirse a este segmento lumbar móvil adicional como una vértebra “extra”, lo que ha provocado cierta confusión en los pacientes. No hay ninguna vértebra extra encajada en la longitud de la columna, simplemente una vértebra móvil extra y una fija menos. Se puede denominar L6.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad