Vertebra de la columna

Vértebras del esqueleto axial

La columna vertebral se extiende desde el cráneo hasta la pelvis y está formada por 33 huesos individuales denominados vértebras. Las vértebras se apilan unas sobre otras agrupadas en cuatro regiones:
La columna cervical se divide a su vez en dos partes: la región cervical superior (C1 y C2) y la región cervical inferior (C3 a C7). La C1 se denomina Atlas y la C2 Eje. El occipucio (CO), también conocido como hueso occipital, es un hueso plano que forma la parte posterior de la cabeza.
El Atlas es la primera vértebra cervical y por ello se abrevia C1. Esta vértebra sostiene el cráneo. Su aspecto es diferente al de las demás vértebras de la columna vertebral. El atlas es un anillo de hueso formado por dos masas laterales unidas por delante y por detrás por el arco anterior y el arco posterior.
El Axis es la segunda vértebra cervical o C2. Es una apófisis roma en forma de diente que se proyecta hacia arriba. También se le conoce como “Dens” (diente en latín) o apófisis odontoide. La densa proporciona una especie de pivote y cuello que permite a la cabeza y al atlas girar alrededor de la densa.

Articulación sinovial de las vértebras

La anatomía normal de la columna vertebral suele describirse dividiendo la columna en tres secciones principales: la columna cervical, la torácica y la lumbar. (Debajo de la columna lumbar hay un hueso llamado sacro, que forma parte de la pelvis). Cada sección está formada por huesos individuales, llamados vértebras. Hay 7 vértebras cervicales, 12 torácicas y 5 lumbares.
Una vértebra individual está formada por varias partes. El cuerpo de la vértebra es la zona principal de soporte de peso y proporciona un lugar de descanso para los discos fibrosos que separan cada una de las vértebras. La lámina cubre el canal espinal, que es el gran agujero en el centro de la vértebra por el que pasan los nervios espinales. La apófisis espinosa es el hueso que se siente al pasar las manos por la espalda. Las apófisis transversas emparejadas están orientadas a 90 grados con respecto a las apófisis espinosas y sirven de sujeción a los músculos de la espalda.
Cada disco está formado por dos partes. La capa exterior, dura y resistente, denominada anillo, rodea un centro blando y húmedo, llamado núcleo. Cuando un disco se hernia o se rompe, el núcleo blando sale a través de un desgarro en el anillo y puede comprimir una raíz nerviosa. El núcleo puede salir a chorros por cualquiera de los dos lados del disco o, en algunos casos, por ambos.

Comentarios

Las vértebras son los 33 huesos individuales, entrelazados, que forman la columna vertebral. Cada vértebra tiene tres componentes funcionales principales: el cuerpo vertebral para soportar la carga, el arco vertebral para proteger la médula espinal y las apófisis transversas para la fijación de los ligamentos. La columna vertebral consta de siete vértebras cervicales, doce torácicas y cinco lumbares, además de cinco vértebras fusionadas de la región sacra y cuatro vértebras fusionadas que forman el cóccix. Las vértebras de cada región tienen características únicas que les ayudan a realizar sus funciones principales. Las vértebras están interconectadas por articulaciones facetarias que permiten la movilidad de la columna vertebral. Los discos intervertebrales separan los huesos individuales proporcionando un soporte adicional para el peso.

Ligamento de las vértebras

Las partes clave de la columna vertebral son las vértebras (huesos), los discos, los nervios y la médula espinal. La columna vertebral sostiene el cuerpo y le ayuda a caminar, girar y moverse. Los discos que amortiguan las vértebras pueden comprimirse con la edad o con una lesión, dando lugar a una hernia discal. Los ejercicios pueden fortalecer los músculos centrales que sostienen la columna vertebral y prevenir las lesiones y el dolor de espalda.
La columna vertebral es la estructura central de apoyo del cuerpo. Conecta diferentes partes del sistema musculoesquelético. La columna vertebral le ayuda a sentarse, estar de pie, caminar, girar y doblarse. Las lesiones de espalda, las afecciones de la médula espinal y otros problemas pueden dañar la columna vertebral y causar dolor de espalda.
Unos músculos fuertes en la espalda pueden protegerla y prevenir los problemas de espalda. Intenta hacer ejercicios de fortalecimiento y estiramiento de la espalda al menos dos veces por semana. Ejercicios como las planchas fortalecen el núcleo (músculos abdominales, laterales y de la espalda) para dar más apoyo a la columna vertebral. Otras medidas de protección son:
La columna vertebral es una estructura compleja de huesos pequeños (vértebras), discos de amortiguación, nervios, articulaciones, ligamentos y músculos. Esta parte de su anatomía es susceptible de sufrir lesiones, artritis, hernias discales, nervios pinzados y otros problemas. El dolor de espalda puede afectar a su capacidad de disfrutar de la vida. Su profesional sanitario puede ayudarle a aliviar el dolor de espalda y ofrecerle sugerencias para fortalecer los músculos que la sostienen y prevenir las lesiones de espalda.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad