Malformaciones de la columna vertebral

Lordosis congénita

Las deformidades congénitas de la columna vertebral son trastornos de la columna vertebral que se desarrollan en un niño antes del nacimiento. Las vértebras no se forman correctamente en las primeras etapas del desarrollo fetal, lo que provoca problemas estructurales en la columna vertebral y la médula espinal.
Los pediatras suelen detectar las deformidades de la columna vertebral al nacer si hay alguna curvatura anormal en la espalda. A veces, estas deformidades pueden no notarse hasta la infancia o la adolescencia, cuando los síntomas empeoran. Los signos físicos de las deformidades congénitas de la columna vertebral son:
El tratamiento suele centrarse en evitar que las deformidades congénitas de la columna empeoren, más que en corregirlas. Dependiendo del tipo y la gravedad de la afección de su hijo, el pediatra puede recomendar una o varias de las siguientes opciones de tratamiento:
Desde esguinces y distensiones hasta afecciones congénitas complejas, el Children’s National Hospital ofrece una de las consultas de ortopedia pediátrica más experimentadas del país, con experiencia en el tratamiento de todas las áreas, desde la cabeza hasta los pies.

Síntomas de la malformación vascular espinal

Las malformaciones vasculares son un vaso o vasos anormales que forman una conexión directa entre las arterias y las venas sin la malla capilar normal para facilitar el flujo sanguíneo entre ellas. En la columna vertebral, las malformaciones vasculares pueden afectar a: la médula espinal, los tejidos que rodean la médula espinal dentro del canal espinal, los huesos de la columna vertebral, los tejidos que rodean la columna vertebral o una combinación de estos. Las malformaciones vasculares espinales y paraespinales (que rodean a la columna vertebral) pueden plantear problemas médicos graves, en zonas concretas pueden provocar debilidad y, en casos graves, parálisis, de algunas o todas las extremidades.
Algunas malformaciones de la columna vertebral están presentes al nacer, mientras que otras se desarrollan más tarde en la vida. Los síntomas pueden ser causados por la disminución del suministro de sangre a la columna vertebral y los nervios, por la presión de los vasos anormales o por la ruptura de los vasos que provoca una hemorragia. Las malformaciones vasculares espinales y paraespinales se dividen en tres amplias clasificaciones: tumores neoplásicos con un suministro vascular prominente, aneurismas espinales y lesiones arteriovenosas espinales.

3 ejemplos de anomalías de la médula espinal

Las malformaciones vasculares son vasos sanguíneos anormales. Cuando se forman en la médula espinal o cerca de ella, se denominan malformaciones medulares. Hay tres tipos comunes: malformaciones arteriovenosas espinales (MAV), fístulas arteriovenosas (FAV) y malformaciones cavernosas. Las malformaciones vasculares espinales son poco frecuentes, pero pueden ser graves. Si no se tratan, pueden dañar permanentemente la médula espinal y causar parálisis en casos graves.
Los síntomas de las malformaciones vasculares espinales varían. Las malformaciones arteriovenosas espinales (MAV) interfieren en el flujo sanguíneo normal. Esto puede hacer que las arterias y venas se rompan y derramen sangre dentro de la médula espinal. Las MAV también pueden presionar la médula espinal y causar dolor. Las fístulas arteriovenosas (FAV) pueden obstruir las venas, reduciendo el flujo de sangre rica en oxígeno a otras partes del cuerpo, y causar hinchazón en la médula espinal. Las malformaciones cavernosas son grupos de vasos agrandados que filtran sangre a la columna vertebral.
Para diagnosticar una malformación vascular espinal, puede ser necesario realizar una resonancia magnética o una tomografía computarizada. A veces se realizan junto con un angiograma espinal, en el que se inyecta un tinte en los vasos sanguíneos para que el flujo de sangre aparezca en la imagen de la prueba.

Anomalías congénitas de la columna vertebral ppt

Estamos adoptando medidas reflexivas para garantizar que nuestros espacios sigan siendo seguros para los pacientes, los padres y los cuidadores. Vea las medidas de seguridad, la política de uso de mascarillas y las directrices de visitas.
Las anomalías congénitas de la columna vertebral son trastornos de la columna vertebral que se desarrollan muy temprano en la vida. Algunas de estas condiciones pueden causar una alineación anormal de la columna vertebral. Otras pueden afectar a los nervios, causando problemas para mover los brazos o las piernas, problemas para ir al baño o dolor.
Muchos trastornos congénitos de la columna vertebral están relacionados con la espina bífida. Los bebés que nacen con espina bífida abierta o mielomeningocele pueden tener un defecto abierto en la espalda en el que la piel sobre la médula espinal no se forma correctamente y los nervios quedan expuestos. La espina bífida oculta es una afección que no es tan grave como un defecto abierto: los niños pueden tener anomalías en los huesos, que pueden o no causar síntomas.
Hay muchas opciones de tratamiento para los niños. El tratamiento se centra en reducir el dolor, restaurar la función y corregir las anomalías perjudiciales. El pronóstico de su hijo dependerá de la gravedad de su enfermedad. Los tratamientos incluyen:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad